Marketing de contenidos

Parte de lo que hace que una estrategia documentada sea tan poderosa es que cada persona de tu equipo – desde los creadores de contenido hasta los directores de nivel superior y todos los demás – puede ver qué, por qué y cómo se comunica su empresa.

Esta alineación facilita la adquisición de contenidos de crowdsource y atrae a los empleados al proceso de distribución, lo que hace que sus esfuerzos sean más fuertes porque extiende su alcance más allá del equipo de marketing.

Para que tu estrategia sea útil para toda la empresa y no sólo para los miembros de tu equipo de marketing inmediato, hay que abordar algunas preguntas importantes, como:

¿Por qué estamos utilizando marketing de contenidos como una estrategia? ¿Con quién tratamos de llegar con nuestro contenido? ¿Qué esperamos lograr? ¿Cómo encaja esto con nuestra estrategia general de marketing? ¿Cómo mediremos el éxito? Si empiezas con estas preguntas en mente, la definición de tu estrategia debe realizarse fácilmente. De hecho, cada uno de los componentes de la estrategia deben ayudarte a responder claramente a esas preguntas, alinear a tu equipo y responsabilizarlo. Existen siete elementos clave que tu estrategia de marketing de contenidos debe incluir:

1) Misión general

Hay que preguntarse: “¿Cuál es la verdadera razón por la que estamos invirtiendo en contenidos?” Y si la respuesta es algo próximo a “Bueno, sólo sabemos que debemos hacer contenido”, hay que detenerse inmediatamente y pasar más tiempo pensando en el objetivo principal de nuestra estrategia.

Si tienes una buena respuesta, escríbela. ¿Te estás preparando para utilizar los contenidos para que tu equipo de marketing pueda generar clientes potenciales y atraer nuevos clientes? ¿Estás tratando de crear conciencia de marca y credibilidad?

No importa tu razón para invertir en marketing de contenidos, debes tomar un lugar destacado al comienzo de la estrategia; Que la misión general guiará el resto del documento y mantendrá a tu equipo encaminado cuando sea el momento de ejecutarlo.

2) Audiencia objetivo

Antes de elaborar cualquier contenido o desarrollar cualquier plan de acción, tienes que saber a quién estás tratando de llegar. No estás creando contenido para el público en general, lo estás creando para atraer a individuos específicos que pueden contribuir a los objetivos de tu empresa.

Es necesario investigar y crear segmentos detalladas. Si tus contenidos están orientados a cada segmento, el resultado de tu trabajo será mucho mejor al dirigirte a un público exacto.

3) Plan de contenidos

El contenido puede elaborarse de numerosas formas, desde artículos en publicaciones online a publicaciones en nuestro blog blog, informes técnicos, campañas por correo electrónico, documentos y materiales de ventas, entre otros. Lo que es especialmente importante aquí es pensar en la variedad de medios que pueden abordarse,  que ya se tiene acceso a ellos o puedan pagarse.

4) Proceso de creación de contenido

Crear contenido propio y convertir a al personal y directivos de tu empresa en creadores de contenidos requiere tiempo y esfuerzo.

Por lo tanto, antes de profundizar en la ejecución de tu plan de contenido, determina qué procesos, flujos de trabajo y recursos tienen más sentido para tu equipo. Tal vez aprovechar el uso de algunas herramientas de creación de contenido hará que tu trabajo sea más fácil. También es recomendable la asociación con una agencia para ayudar en este proceso y abordarlo con la solución mejor.

5) Calendario Editorial

La constancia es clave en el marketing de contenidos. Es una oportunidad de crear confianza con tus usuarios y clientes potenciales, nutrirlos y puedes convertirte en un recurso para ellos. Una vez que sepas qué tipo de contenido necesitas crear, es hora de desarrollar un calendario para asegurar las entregas.

Tu calendario editorial debe detallar la frecuencia con la que debes publicar para mantener a tu público comprometido al determinar unas fechas para distribuir las publicaciones.

6) Plan de distribución

La distribución se trata de mostrar el contenido a las personas adecuadas en el momento adecuado. Eso significa realizar la publicación de artículos en los medios adecuados para alcanzar a tu público objetivo Tener un plan de distribución adecuado permite atraer a los lectores desde publicaciones o boletines de correo electrónico a la información que quieres ofrecerles.

El plan de distribución debe formar parte de la estrategia documentada para saber dónde y cómo distribuir el contenido, la frecuencia con la que se hace y el procedimiento que se utiliza. Es una parte clave de la estrategia de marketing de contenidos.

7) Calcular el ROI

¿Recuerdas cuando se definió la misión general al comienzo de este documento? Debes identificar desde el principio cómo vas a medir el éxito de cada campaña, para comparar las métricas con tus objetivos, midiendo la eficacia de tu contenido en la consecución del objetivo.

Para poder medir los objetivos debes definir puntos de referencia para las publicaciones como el tráfico a tu sitio web, los leads generados o las oportunidades de venta creadas a través del marketing de contenidos y crear un plan para realizar el seguimiento de los resultados, puedes utilizar desde sencillas hojas de cálculo hasta un paquete de software CRM.

Dejar un comentario