Blog

/ Marketing online y TICs

fidelizar

Un buen negocio debería traer beneficios para ambas partes. El arte de la persuasión convence a un potencial socio comercial o comprador del valor real del trato que está ofreciendo. A veces, las personas tienen dificultades para aceptar incluso en tratos atractivos y beneficiosos. Cuando tratas de impulsar las conversiones o vender tu negocio en general, puedes tener en cuenta las siguientes tácticas persuasivas de Neuromarketing. Te ayudarán a fidelizar a tu público.

Reciprocidad para fidelizar:

dar con la intención de recibir

La naturaleza humana dicta que cuando alguien nos da algo, nos sentimos obligados a devolver el favor. Ya sea como un acto de bondad o simplemente porque a la gente no le gusta sentirse en deuda con los demás.

Los sitios web utilizan este principio de manera regular: ¿cuántas veces ha aceptado inscribirse en un newsletter, y por lo tanto regalar su dirección de correo electrónico cuando se le ofrece algo como un descuento?

Prueba social:

ser reconocido por los demás

Si la gente ve que a otras personas les gusta su negocio o producto, es más probable que a ellos también les interese. Si pasas por un restaurante y está lleno de clientes, tendrás más ganas de entrar que si estuviera vacío.

Los estudios han demostrado que casi el 70% de las personas dice que consulta las reseñas de productos antes de realizar la conversión. Si deseas fidelizar a tus clientes, piensa por ejemplo en acciones que aumenten el tiempo que los clientes permanecen en tu negocio.

Compromiso y consistencia:

hacer lo que decimos que haremos

Las personas se sienten obligadas a ser coherentes con las opiniones, acciones, declaraciones y comportamientos que han expresado con anterioridad.

Al negociar un acuerdo, esta táctica se puede utilizar reconociendo un compromiso previo y vinculándolo a su solicitud actual. Por ejemplo, si la otra parte ha invertido en su empresa anteriormente o ha expresado su interés en comprar en el pasado, puedes recordárselo cuando te pidan que hagas una oferta.

Me gusta:

nos gustan los que son como nosotros

Este principio tan simple considera que es más probable que estemos de acuerdo con alguien con quien compartimos intereses.

Desde un punto de vista comercial, puede hacer uso de esto al conocer los intereses de las personas con las que está negociando y encontrar un terreno común.

Escasez:

no sabes lo que tienes hasta que se pierde

La naturaleza humana es encontrar algo mucho más atractivo cuando percibimos que es raro o está a punto de desaparecer del todo; ¿Cuántas veces te han persuadido a comprar algo con un cartel que grita ‘Solo por tiempo limitado’?

Unidad:

posicionar a alguien de tu lado

La unidad se trata de un sentido compartido de identidad. Quiénes somos, a qué grupos pertenecemos, qué estamos tratando de lograr; todos pueden tenerlo en cuenta. El objetivo es hacer que alguien sienta que estás del mismo lado.

Puedes tratar de comunicarte con las personas de la misma manera que te comunicas con tu familia; ser franco e informal, usar pronombres para vincularlo, expresando preocupación por su bienestar.

También puedes tratar de involucrarlos en algún elemento menor de su negocio porque generará un sentido de responsabilidad. Luego, cuando tratas de cerrar un trato, sentirán hasta cierto punto que tu éxito también es el suyo.

 

Pero sobre todo, si quieres fidelizar a tus clientes, recuerda que lo más importante es escuchar. Escucha a tus clientes y trabaja por cubrir sus necesidades superando sus expectativas, y por supuesto, ofrécele siempre motivos para que regrese.

Quieres saber como cuidar al público interno de tu organización, conoce  cómo puedes hacer el trabajo más divertido para tus empleados según el Neuromarketing y las ventajas de hacerlo.

Dejar un comentario