Proyecto online

Los cambios en los hábitos de consumo han provocado que sea imprescindible un cambio en los canales de venta de los pequeños negocios. Si hace ya años fueron los viajes, hoteles, el turismo en general o el ocio en los últimos años hemos visto como el eCommerce ha crecido a unas tasas cercanas al 20%.

Actualmente la guerra online se centra en el servicio en horas y la alimentación, un sector estratégico al que se acercan grandes gigantes como Amazon para conseguir su parte del pastel.

Todos estos cambios de consumo hacen que el pequeño comercio no pueda vivir ajeno a esta revolución y necesite del comercio online para lograr conseguir sus objetivos de ventas en la mayoría de los casos. En este sentido todo negocio tiene una oportunidad gracias al mercado global de Internet.

Esta tarea no es fácil. Cuando nos ponemos al frente de un nuevo negocio online ya sea algo nuevo o una extensión de un negocio existente, como una ampliación de nuestro canal de distribución de ventas es imprescindible enfocar el negocio de forma estratégica como si de algo nuevo se tratase.

Los negocios online tienen características específicas que no debemos pasar por alto y centrar nuestros esfuerzos en lograr una estrategia y plan de acción acorde con los objetivos que queremos alcanzar. Es por esto que debemos tener en cuenta todos los aspectos del nuevo proyecto y centrarnos en cada una de las fases que mostramos a continuación de la forma más efectiva.

Investigación: Antes de comenzar ninguna otra acción es imprescindible realizar una investigación del mercado, el sector y el nicho en el que queremos introducirnos. No siempre la mejor estrategia es abarcar todo y puede que la especialización de nicho sea clave para nuestro éxito, por ello es importante recabar abundante información de la situación externa. Por otro lado, debemos analizar los recursos con los que contamos para poder llevar a cabo el proyecto.

Estrategia y planificación: Una vez disponemos de los datos podremos establecer los objetivos que queremos alcanzar de forma concreta (SMART), la estrategia a seguir para conseguir estos objetivos, como si vamos a vender todos nuestros productos en Internet o una parte de ellos en un nicho concreto, y se establecerá la planificación de todo el proceso con la definición de las acciones concretas.

Creación y diseño: En Internet, la web es nuestro escaparate y tienda. No se debe escatimar en el desarrollo de una buena web y sistema TIC para desarrollar nuestra actividad. Si la web no es ágil, fácil de usar y atractiva visualmente, así como con una buena experiencia de usuario, es posible que, aunque nuestro producto sea de calidad y con un precio competitivo no consigamos las ventas esperadas. En este sentido el diseño efectivo y atractivo es imprescindible para alcanzar nuestros objetivos.

Producción y ejecución: Una vez tenemos el diseño web se produce todo el proceso de producción y ejecución técnico del proyecto. Debe realizarse la programación de todo el sistema, las integraciones con la facturación en caso de haberlas, así como optimizar todo lo posible el propio desarrollo web para lograr un sitio eficiente.

Lanzamiento: Tras toda la fase de creación, diseño y desarrollo se producirá el lanzamiento del proyecto con la publicación de la web. Se realizarán pruebas y test de compra y venta para ver que todo funciona de forma correcta y si hay imprevistos corregirlos.

Conversión y fidelización: Una vez en funcionamiento el negocio es de vital importancia para su funcionamiento conseguir ventas. Para esto es imprescindible establecer una estrategia publicitaria de mejora del posicionamiento SEO, así como analizar el comportamiento de los usuarios en el sitio web, a través de test A/B para mejorar la experiencia de usuario (UX) y las conversiones. También son de importancia las acciones en redes sociales para captar y fidelizar usuarios o las campañas de email marketing.

Monitorización y medición: Para saber si hemos logrado los objetivos y mejorar la consecución de estos es de vital importancia monitorizar y medir los resultados y su origen, permitiendo medir la efectividad de cada campaña y acción de marketing digital. La medición ayudará a mejorar el proceso, la web y las conversiones gracias a un seguimiento e interpretación de los datos.

Siguiendo este proceso de fases lograremos un proyecto de éxito y estaremos preparados para la transformación digital y online de nuestro negocio.

Si quieres ayuda con tu proyecto o asesoramiento puedes ponerte en contacto con nosotros y podemos concretar una cita en nuestras oficinas en Santiago de Compostela o de forma remota a través de Skype para cualquier lugar ya que trabajamos de forma internacional, y te ayudaremos a que tu proyecto se encamine de forma efectiva.

Dejar un comentario